“Mi otra debilidad es Llanes, donde voy en verano, y dedico todo el tiempo que puedo al surf, que me encanta”.


     

«Sueño con marcar el gol del ascenso»

«Uno de mis objetivos este año era acabar la carrera; sólo me falta el otro, que es subir, y lo tenemos que lograr sí o sí»

 

 
   
 DIEGO CERVERO Delantero del Real Oviedo

Oviedo, E. CASERO
Diego Cervero nació en Oviedo el 13 de agosto de 1983. Desde muy temprana edad mostró su afición por el fútbol y por el Real Oviedo. Tras el descenso a Tercera División, Cervero tomó las riendas del equipo azul, a la par que realizaba sus estudios de Medicina. Sus 27 goles -su mejor registro en su trayectoria deportiva- en la presente temporada y la finalización de su carrera hacen que este año sea «su año», y el broche de oro para tan estupenda campaña sería el acenso del equipo. Buenas razones para acudir a una consulta con Cervero.

-Acaba la carrera, máximo goleador de la historia oviedista en una temporada en Tercera, ¿es este su año?

-El primer partido estuve en el banquillo y aún no tenía la carrera terminada, y ahora ya he cumplido uno de mis objetivos para esta temporada, que era acabar la carrera. Sólo me falta el otro, que es subir, y lo tenemos que conseguir sí o sí.

-¿Al empezar el primer partido en el banquillo qué sintió?

-Estaba tranquilo y contento por la pretemporada que había hecho. Sabía que había gente que estaba trabajando bien y en ningún momento me puse nervioso.

-¿Cómo se compagina la carrera de Medicina con el fútbol?

-Con sufrimiento, mucho trabajo y quitando cosas como salir, ir a tomar algo por la tarde, pequeños detalles que yo no tenía. También tuve la suerte de que mis compañeros me ayudaron mucho y los médicos también colaboraron cuando tuve que compaginar los entrenamientos con las prácticas. Tengo la sensación de que fue un período muy duro, pero el esfuerzo mereció la pena.

-¿Ya ha escogido especialidad?

-Quiero hacer Traumatología y si puedo seguir ligado al deporte mucho mejor. Si fuera en el Oviedo, ya sería perfecto.

-Cuando empiece su actividad profesional, ¿lo podrá compaginar con el fútbol?

-Es evidente que las dos cosas a la vez ya no se pueden hacer porque los horarios serían incompatibles. Lo que estoy haciendo ahora es preparando el MIR, porque creo que tanto el entrenamiento físico como el mental hay que seguir haciéndolo. Mis intenciones de futuro son seguir aprendiendo y, una vez que finalice la temporada, ya se verá lo que decide el club.

-Parece que está en «racha»…

-Yo creo que hay veces que hay rachas mejores que otras. Esta temporada estuve tres jornadas seguidas sin marcar y no me puse nervioso, no pienso en que tengo que marcar siempre, no me obsesiono con los goles. Es cierto que si marcas y el equipo gana te sientes mejor, pero yo siempre digo que si el equipo no me da opciones de marcar yo solo es difícil que haga goles, soy un rematador y necesito que el equipo cree ocasiones.

-¿Sigue manteniendo la promesa de no irse del Oviedo hasta que suban a Segunda B?

-Era joven y cuando lo dije (final de la temporada 2003-04, tras perder el ascenso ante el Arteixo) era porque lo sentía en el alma. Yo lo cumplí, porque al año siguiente subimos de categoría, pero luego tuve la desgracia de que me echaron. Ahora estoy en otra etapa, con otra directiva, con otro equipo, muy a gusto con todos, y nuestra intención es subir a Segunda B, pero es algo que depende de muchas cosas.

-¿Por qué se falla en los partidos clave para el ascenso?

-Este año estamos convencidos de que vamos a ir al cien por cien en los partidos de promoción para el ascenso. El año pasado cometimos un error en un partido, porque en el otro creo que lo hicimos muy bien, pero un error en un partido de vuelta se paga caro.

-¿Hay buen ambiente en el vestuario?

-Somos un gran equipo. Tenemos todos los mimbres necesarios para conseguir el ascenso. El grupo humano es espectacular, lo que se ve es lo que hay. En una convivencia es imposible que todo sea perfecto, pero cuando hay buena sintonía se ve.

-Su entrenador alabó al finalizar el partido ante el Mosconia su entrega al Real Oviedo…

-Tenemos cuatro entrenadores y hay muy buena sintonía con todos, siempre es mejor tener una buena relación que existan asperezas. En cuanto a lo que dijo de mí, estoy muy agradecido. Un halago siempre agrada, y si es de tu jefe pues mucho mejor, te da ánimos para seguir trabajando mucho más; pero hay cosas que son demasiado, lo que dice de los capitanes; para mí, Tensi y Vili son unos grandes ejemplos, significan mucho tanto a nivel personal como profesional, y si algún día puedo representar lo que representaron ellos, yo encantado.

-¿Siente una responsabilidad extra por ser el ídolo de la afición?

-Yo me siento con responsabilidad nada más ponerme la camiseta o el brazalete, y eso es tan grande que hay que contribuir, hay que estar a la altura de todo eso. Lo que más me ilusiona son los chavales, cuando alguno me pide algo es imposible que diga que no. Responsabilidad sí que hay, pero la llevo con mucho gusto.

-¿Cómo viven sus compañeros que usted sea la «estrella»?

-No hay ningún problema, porque yo no presumo de nada. Hay risas y cachondeo, lo normal, pero no sólo la afición me canta a mí. Si Álex, Mario, Villanueva o cualquier otro metiera el gol del ascenso, seguro que sería el más aclamado y muy recordado. Yo no tengo ningún interés especial en marcar ese gol, yo sueño con meterlo, pero quiero que lo meta cualquiera, lo importante para mí es que se meta el gol del ascenso y que subamos.

-¿Ya ha echado un vistazo a los posibles rivales por el ascenso?

-A mí me gusta seguir la Tercera División y ya he mirado algunos grupos. Aunque es imposible saber qué rival te puede tocar en la promoción, sí que voy mirando cómo van las clasificaciones.

-¿Le gustaría tomarse la revancha con el Caravaca?

-Me gustaría que nos tocara el rival más fácil, el peor primero que haya es el que quiero. Por mí, que juguemos contra los peores. Y si nos regalan el ascenso, pues mejor.

-¿Cómo es la vida de Diego Cervero al margen del fútbol?

-Veinticuatro horas dan para mucho. Ahora estoy con el MIR, pero lo que hago es organizarme muy bien y aprovechar el tiempo. Con mis amigos, siempre bien; con la novia también estoy, siempre se saca tiempo. También tengo algunos vicios como el futbolín, y un ritual que tengo con mis amigos es que todos los domingos, después del partido, vamos a cenar todos juntos. Mi otra debilidad es Llanes, donde voy en verano, y dedico todo el tiempo que puedo al surf, que me encanta.

-¿Y la música?

– Saber tocar la batería es mi deseo frustrado, lo intenté pero fue imposible. Unos amigos míos tienen un grupo y me encantaría saber tocar, pero no valgo. Lo que más suelo escuchar es el punk americano.

-¿Su familia siempre le apoyó en el deseo de ser futbolista?

-Yo siempre digo que tuve cuatro padres, porque mis tres hermanos me han ayudado mucho. Soy el pequeño -creo que nací de penalti, bromea-, y me han cuidado mucho. Tanto para el fútbol como con los estudios estamos todos muy unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s