Bocetos sobre raíles


Oriente

Quince ilustradores llegan a Llanes en el Transcantábrico con la intención de elaborar un libro de dibujos y pinturas durante el viaje
24.04.09 –
 dibujantes

 

 

Victoria Martos realiza uno de sus dibujos en el Paseo de San Pedro. /N. ACEBAL
Quince ilustradores van en un tren. No, no es un chiste, aunque el trayecto está proporcionando unas cuantas risas entre los ilustres viajeros. El proyecto es de Feve que, con la idea de publicar un libro de dibujos y pinturas sobre el Transcantábrico, decidió invitar a un nutrido grupo de artistas en un viaje por el Norte de la península sobre estos vagones de lujo. Entre los dibujantes, no faltan pintores como José Sánchez-Carralero López, catedrático de Pintura de la Complutense de Madrid, y Manuel Arcolo Barrero, académico de Bellas Artes; viñetistas como Kim y Peridis -que por cierto se unió ayer a la comitiva- e ilustradores de renombre para medios de comunicación como Raúl Arias y Raúl Fernández Calleja.
Precisamente ayer el tren se detuvo en la estación llanisca (a Arriondas llegará hoy). Los artistas iban a pasar la noche en la villa y, con suerte, a retratarla en alguna de las páginas que el viaje está dando de sí. Un rápido vistazo al cuaderno de Kim, autor de ‘Martínez, el facha’, deja claro que no están de brazos cruzados: vistas del exterior del vagón -«Me hizo gracia que ponga ‘Coche Suite’», explica-, su habitación al detalle y hasta un retrato de la artista Victoria Martos, todavía a medio cocinar, surten su bloc por el momento. «Lo bueno de esto es que no tenía ni idea de lo que iba a pasar. El tren es una maravilla. Parece que estás en una película inglesa de los años treinta», explica el dibujante. Y comenta que el viaje «nos está llevando a experimentar, lo que es muy divertido, aunque eso no significa que todo vaya a quedar bien».
También hay tiempo para compartir experiencias con el resto de la troupe pese a que algunos «dibujan hasta en las comidas. Son enfermos», añade entre risas. Poco espacio hay, sin embargo, para desarrollar nuevas influencias. Lo explica Martos: «Hombre, todos tenemos un estilo bastante definido aunque sí que igual preguntas por algún detalle técnico que te gusta». Para la dibujante, este trayecto «tiene mucho que ver con la tradición de los antiguos artistas del siglo XIX, que viajaban con su cuaderno, tomando notas y apuntes. Una tradición que se está perdiendo». El único problema es que «estamos yendo muy rápido». Por eso ella tiene claro que lo que va a hacer son fotografías y bocetos que se convertirán en obras en el taller.
Los originales tendrán que entregarse hacia mediados de mayo, según indica Jesús Egido, el editor del libro, «so pena de flagelación y tortura», comenta entre risas. Y es que tratar con ilustradores es como «cabalgar con tigres». Cuenta Egido que se trata de dar absoluta libertad a los artistas para que muestren su visión sobre el tren, el paisaje, el paisanaje, la tripulación… Si todo va bien, el libro, que también se convertirá en exposición, podría estar en la calle en junio. ¿El precio? «Haremos un esfuerzo para que no pase de los 30 euros».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s