¿Os acordáis del seminario de innovación? Mirad esto…


LUIS MARÍA ULLIBARRI, DE INNOBASQUE, INVITA A LOS GOBIERNOS LOCALES A EMPRENDER POLÍTICAS DE INNOVACIÓN SOCIAL PARA «GESTIONAR NUEVAS OPORTUNIDADES» DE DESARROLLO Y EMPLEO

ROSA VALLE GIJÓN

Luis María Ullibarri, director de Innovación Social de Innobasque, impartió un seminario esta semana en Llanes. / JORGE PETEIROEl término Innovación Social sugiere «cosas diferentes, o mejor orientaciones diferentes sobre
cómo dar respuesta creativa a las necesidades sociales, pero Innobasque centra el concepto en la
«búsqueda de soluciones a desafíos sociales importantes», como la «generación de procesos y  dinámicas de participación y colaboración para hacer frente a estos retos». Innobasque es la Agencia Vasca de la Innovación y el que habla  es su director de Innovación Social, Luis María Ullibarri.
El experto ofreció el pasado miércoles en Llanes un seminario  sobre innovación social organizado  por el Club Asturiano de la Innovación (CAI) en el marco del Ciclo ‘Gestión Práctica de la Innovación 2011’.  La agencia vasca comenzó hace más de tres años a definir más de veinte ejes de trabajo en innovación  social que van desde los valores hasta el ciberespacio, pasando por el empleo, la educación, la gobernanza, el envejecimiento, la  inmigración «y un largo etcétera»,
enumera. El común denominador es que se trata de «procesos orientados a la transformación social que son tremendamente complejos », señala.

Atendiendo a las propuestas de la UE, el trabajo en este frente debe orientarse al «crecimiento  inteligente, sostenible e integrador, y por tanto, los ámbitos de la exclusión social y la pobreza, del envejecimiento demográfico, de la mejora de la gobernanza y de procurar una gestión más sostenible de los recursos», detalla.

El papel de las administraciones en los procesos de innovación social es «muy sencillo», piensa.
«Lo primero que tienen que hacer es creérselo y, después, apoyar», agrega. Y aquí tienen su baza los gobiernos municipales: « Quiero resaltar la importancia del apoyo cercano de quienes tienen competencias y recursos a nivel local, porque la innovación social está muy pegada a lo local».
La solución a múltiples y crecientes necesidades y retos sociales constituye un debate ante el que caben dos posiciones: quienes  apuestan por las políticas tradicionales y quienes lo hacen por la
innovación social. «De la respuesta que demos a esta gran cuestión va a depender la gestión de muchas nuevas oportunidades y, sin duda, la creación de nuevos empleos », asegura Ullibarri.

En este punto, el experto parafrasea  a uno de sus colaboradores, el filósofo y profesor Daniel Innerarity, quien, según Ullibarri, se  pregunta: «¿Y si la innovación social no consistiera tanto en buscar solución a los problemas que ya conocemos, como en descubrir problemas nuevos hasta ahora reprimidos o inadvertidos?».  Todos somos actores En cuanto a los perfiles académicos que ‘reclama’ este campo de la innovación, Ullibarri advierte de que «posiblemente es un error pensar que la innovación social es algo de los de letras», de filósofos, sociólogos o humanistas. Precisamente el reto y el logro será conseguir que los ciudadanos se convenzan de que «todos nosotros somos los protagonistas del cambio, de la transformación social. Seamosingenieros o mecánicos, todos tenemos un papel en esos procesos transformadores», lanza. La innovación social no es un espectáculo  o un evento en el que unos son actores y la mayoría espectadores, incide.

Más que de perfiles, el experto prefiere hablar de «competencias y actitudes», como «la creatividad, la apertura, la colaboración, el atreverse a asumir riesgos…», que son, a su juicio, «elementos necesarios  en el perfil de una persona innovadora». La innovación social y la tecnológica deben acompañarse y complementarse. «Tradicionalmente y hasta hace bien poco se ha vinculado innovación únicamente con tecnología y no debe ser así. Muchos desafíos que tenemos planteados tienen precisamente un componente social fundamental y su solución vendrá de la complementariedad de ambas, cada una en su papel, colaborando sin darse la espalda. Toda innovación tecnológica tiene componentes básicos sociales que muchas veces
se nos escapan», puntualiza.

Así, «a algunos puede parecerles que las TIC son pura tecnología, pero no podemos entender su
sentido y su desarrollo si no los analizamos desde el prisma de lo social», incide. La Agencia Vasca de Innovación es una entidad privada sin ánimo de lucro que está formada por los agentes de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, empresas privadas, instituciones públicas
vascas y organizaciones de distinta naturaleza relacionadas con la innovación.

Se nutre de capital procedente de las administraciones públicas (Gobierno vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Diputación Foral de Gipuzkoa y Diputación Foral de Araba) y también de aportaciones privadas. Innobaque gestiona, además, Open Ideiak (comparte tus ideas), una comunidad de innovación abierta en internet en cuyos grupos de trabajo participan más de
3.000 personas desde cualquier parte del mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s