38 años de…


 

 

 

 

 

 

 

Hay dos momentos clave del año en los que afortunadamente podemos hacer Balance o sacar la Cuenta de Resultados en términos personales, económicos, políticos, familiares y en todos los ámbitos en los que uno actúa o interactúa. Uno es Nochevieja, ya sabéis, la lista de buenos propósitos (adelgazar, dejar de fumar, salir menos por las noches, o más, cambiar de coche o ampliar la familia por ejemplo).Otro momento es el día de nuestro cumpleaños. El mío es hoy.

El día en que cumplimos años suele ser una fecha de celebración, y así debe ser. Por tanto regla número uno, festéjalo. Si no lo haces nadie lo hará por ti, y desde luego merece la pena gastarte unos duros en pasarlo bien junto a la gente que quieres. Es básico, se trata de celebrar que sigues en la carretera y en el camino.

No diré aquella cosa que tanto le gusta a la gente que reza “si no cumples, malo…” Es  de muy  mal gusto que le recuerden a uno que le queda un año menos de vida, y yo para eso soy poco dado a las tragedias y más próximo a la gentileza  vital de Oscar Wilde. O por lo menos lo intento. Si ya lo sabemos para qué coño subrayamos las certezas.

Pero siendo cierto todo eso y además deseable festejar, cumplir  años y hacer listas de buenos propósitos, hay cosas que son realmente más duras o, cuando menos, más prosaicas (o menos poéticas según se vea). Se trata de adivinar el camino, o de determinar la dirección de la carretera por la que circulamos, o lo que es lo mismo, cuál es la próxima estación (definitivamente es mas cinematográfico y evocador el tren…).

Constituye un esfuerzo y engorro monumental  pero en todo caso imprescindible hacernos abstracción, o elevarnos un poco, para ver y examinar la trayectoria y sacar conclusiones que orienten los pasos. Hay gente que incluso siente la necesidad de hacerlo físicamente y se sube a una montaña (les recomiendo el Benzúa en el Valle de Ardisana). Es una opción, pero se puede hacer también en casa (de hecho hoy casi todo se puede hacer desde casa con un correcto ADSL).

Pues yo ando en todo ello y sobre todo en esto último. Vivimos una época escasa no sólo de bonanza económica sino sobre todo de valores y voluntad moral necesarios para despejar incógnitas que se nos plantean a nivel colectivo, lo cual evidentemente pesa sobre cada individuo  dificultando la solución a los problemas. Sobre todo es posible que vivamos una función donde nadie  juega el papel que le corresponde y donde quienes debían (debíamos) jugar un papel determinado nos encontramos sin referencias claras, y no por falta de ellas.

Con 38 añitos recién cumplidos hoy no sé si cada día entiendo menos o sencillamente, creo,  rechazo algunas cosas que sí que entiendo.  En todo caso es una buena edad para indagar, recuperar y prepararse.

Debemos volver a la esencia de las cosas para buscar respuestas acertadas y ello no sólo no  es tarea fácil sino a veces incomprendida, pero es en todo caso estimulante.

Que tengáis buen día. Es sólo el comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s