Un día para Capriles.


Un día para Capriles.

Hace unos años conocí a Capriles en su despacho siendo Alcalde de Baruta. Para quienes no lo sepan, es el municipio donde está ubicado el Centro Asturiano de Caracas, y fuimos con su entrañable Presidente, nuestro amigo Bobes, para pedirle que cuidara a nuestros asturianos allí. Obviamente no hacía falta pues comprendía perfectamente nuestra realidad. Tras salir les dije a los que me acompañaban, y a mi familia y amigos venezolanos, que algún día este Alcalde sería Presidente de ese país al que tanto quiero.

Me impactó profundamente su actitud y algunas cosas que nos dijo y que no concordaban con el estereotipo de la típica derecha venezolana siempre tan repleta de simplezas, demagogias e inutilidad histórica. Es un tipo que merece la pena, y Venezuela merece algo más y mejor que un comediante como Chávez, cuyo régimen es aún peor que él mismo y que amenaza continuamente con una confrontación civil caso de no ganar, solo lo cual debería valer para desalojarlo del palacio presidencial.

Capriles me dijo que a pesar de sus relaciones políticas mas próximas a la derecha era un socialdemócrata convencido, y que eso era lo que quería para su país, un sistema de reparto de la riqueza que además fuera capaza de generarla y de poner a producir de una vez por todas a un país tremendamente rico, y que sin embargo, siempre ha sido inmensamente pobre en general.

He seguido su trayectoria y campaña, sus mensajes y sus acciones. Todo casa con lo que me dijo, y mañana es posible que Venezuela tenga el gran Presidente que realmente necesita, y sobre todo con una visión de centro izquierda sobre la cual pivotará su acción política, precisamente para no repetir errores históricos de dejar de lado a los que más necesitan un gobierno. Y puede que incluso Venezuela tenga por primera vez un Presidente honesto y que trabaje realmente para sus ciudadanos y no solo para las élites, todas ellas también bajo su paraguas.

Es difícil ganar, pero lo que parecía imposible hoy es más que probable. Si ello ocurre es posible que Venezuela sea en no más de 5 años un nuevo milagro mundial como Brasil, que es lo que siempre debió ser. De lo contrario solo conseguirá ser una mala fotocopia de Cuba, pero con petróleo para mantener a ralentí la clientela y la prolongación de la miseria.

Solo espero que no equivoque el camino como tantos, y que haga superar el trauma histórico que comprende un mercado político repleto de mercachifles y corruptos que no hicieron mas que alimentar el caldo del caudillo que vino después, cuyo principal mérito fue y es mirar a quienes nadie había mirado, y que son a los que debe atender Capriles para avanzar en la reconstrucción de un país que debe ser de todos.

Parecía imposible, pero hoy está al alcance de la mano. Yo confío en que sí, no solo porque no soporte la desesperanza, sino porque en cualquier lugar del mundo debemos encender velas que no nos hagan retroceder, pequeñas luces que alumbren el camino, ese que dicen que hay como reza el eslogan del alcalde que iba en vaqueros rotos con gorra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s